Descubierto el exoplaneta habitable más cercano, denominado: Wolf 1061c a 13.8 años luz.

martes, 12 de abril de 2016

Extrañas explosiones de radio ¿Mensaje de extraterrestres u objetos que chocan?

radiotelescopio SKA



















Impresión artística del radiotelescopio SKA, que va a revolucionar nuestra capacidad para detectar explosiones de radio rápidas. Crédito: Oficina SKA del Proyecto de Desarrollo y Swinburne Astronomy Productions - Swinburne Astronomy Productions Oficina de Desarrollo de Proyectos SKA, CC BY-ND





Los astrónomos están cada vez más cerca de comprender el origen de las misteriosas explosiones de radio "rápidas" - muy breves pero intensos pulsos de ondas de radio desde el espacio exterior - después de una serie de hallazgos contradictorios recientes. Si bien la causa de estas poderosas explosiones aún se desconoce, pero el afán de los científicos para averiguarlo está impulsando un renacimiento en la radioastronomía. Junto con una revolución en nuestra capacidad de escanear enormes sectores de cielo en tiempo real durante la próxima década, esto significa que la respuesta puede llegar muy pronto.


El primer descubrimiento de una ráfaga de radio rápida, que dura sólo 5 milisegundos, fue anunciada en 2007 por científicos con el radiotelescopio Parkes de Australia. Desafortunadamente, la ráfaga no se repitió, por lo que no pudo ser confirmada independientemente por otros. Varios años pasaron antes de que nuevos estallidos fueron encontrados en diferentes lugares en el cielo usando telescopios independientes en Arecibo, Puerto Rico y Greenbank, Estados Unidos.

Pero los astrónomos no lograron ponerse de acuerdo sobre lo que había causado las explosiones. Como lo que habían sido detectado eran repuntes puntuales, más parecido a señales que se repiten, se sugirió que podrían provenir de eventos catastróficos de una sola vez - como una estrella de neutrones que choca con un agujero negro. Otras explicaciones incluyen enormes destellos de brillo, similares a las erupciones solares, de las estrellas de nuestra propia galaxia, o simplemente señales de contaminantes desde las ondas de radio emitidas en la Tierra. Algunos incluso especularon que las señales podrían ser transmitidas por civilizaciones extraterrestres lejanas.




Resultados desconcertantes



El 2 de marzo, parecía que el misterio había sido finalmente resuelto cuando los científicos anunciaron la detección de lo que ellos interpretaron como un resplandor - una duración de seis días - a partir de una ráfaga de radio rápida. Por primera vez, fueron capaces de sugerir que la explosión podría haber venido de, aproximadamente 6 millones de años luz de la Tierra, en otra galaxia. Los investigadores sugirieron que probablemente se originó cuando dos objetos compactos, como una estrella de neutrones y un agujero negro colisionaron.


Observatorio de Arecibo






























Observatorio de Arecibo. Crédito: H. Schweiker / WIYN y NOAO / AURA / NSF





Sin embargo, el entusiasmo de los astrónomos fue de corta duración. Apenas unos días después, las nuevas observaciones desde el Very Large Array sugieren que estos resultados podrían ser defectuosos. La matriz donde se había visto la señal se hacen más fuertes y no se desvanecen, lo que se habría esperado para un resplandor. Por lo tanto, los investigadores concluyeron que no era un resplandor de una explosión de radio rápida en absoluto, sino más bien la radiación de un agujero negro supermasivo en el centro de la galaxia que devora poco a poco el material de su entorno. Este es un fenómeno común; incluso los centros de las galaxias cercanas muestran el brillo de radio variables.




Para hacer las cosas aún más confusas, los astrónomos usaron el radiotelescopio de Arecibo acabaron de anunciar el descubrimiento de un conjunto de señales que argumentan que podría ser una repetición de la explosión de radio rápida. Fue una gran sorpresa, ya que hasta ahora se suponía que los estallidos eran eventos de una sola vez. Estas señales son diez veces más débiles que las tradicionales explosiones de radio rápidas y parecen tener propiedades diferentes. También sigue habiendo incertidumbre sobre la localización exacta de cada explosión en el cielo, por lo que no puede estar relacionado con un evento catastrófico. Está claro que muchas más explosiones de radio necesitan ser descubiertas y estudiadas antes de poder hacer generalizaciones acerca de su naturaleza y origen.



Agujero negro


























¿Podría un agujero negro supermasivo ser el culpable de las explosiones? Crédito: NASA







Una revolución tecnológica



Tratando de descubrir una ráfaga y, exactamente al mismo tiempo, determinar con precisión en qué parte del cielo viene, sigue siendo un reto importante para los observatorios de radio, ya que sus telescopios tienen campos relativamente pequeños de visión. Esto también es un reto para los astrónomos que trabajan en longitudes de onda distintas que las bandas de radio que están buscando. Es decir, otros tipos de radiación electromagnética (como los rayos X o el tipo de luz óptica que podemos ver). Esta radiación puede haber sido emitida en el mismo evento que causó las explosiones de radio rápidas. Si una señal de radio puede ser respaldada por los descubrimientos en estas otras partes del espectro, podríamos medir la distancia y entender los procesos físicos que impulsan estos eventos.

Este problema no es nuevo para los astrónomos. Estos destellos intensos y cortos, de rayos gamma de alta energía (radiación que es mucho más enérgica que las ondas de radio) - descubiertos por los satélites militares en las décadas de 1960 y llamados "estallidos de rayos gamma" - sigue siendo un misterio hasta que se puedan establecer claramente en el cielo con una precisión suficiente para permitir que otros telescopios (mirando en diferentes longitudes de onda) ayuden en la búsqueda.

Los científicos que trabajan con diferentes telescopios de última instancia, concluyen que vienen de más allá de nuestra propia galaxia. Una revolución en la comprensión de la física subyacente de estas ráfagas llegó con el lanzamiento del satélite Swift de la NASA, que localiza con precisión nuevas explosiones y automáticamente notifica a los telescopios robóticos instalados en tierra en tiempo real para que puedan obtener una visión más cercana.

En longitudes de onda de radio, no sólo pueden venir nuevos avances de las mejoras de los observatorios existentes, sino el desarrollo de una nueva instalación de radiotelescopio mundial - el Square Kilometer Array (SKA) - en la próxima década va a revolucionar este campo. SKA, es una enorme red de antenas de radio, que combinará la capacidad de ver grandes partes del cielo con la tecnología de detección rápida y así crear mapas precisos de radio del cielo en un momento dado. Esto dará a los radioastrónomos un super todo-en-uno para buscar y localizar la máquina. También podría dar noticias de descubrimientos en tiempo real a los astrónomos en busca de la luz en otras partes del espectro con otras instalaciones, que tendrán una revolución similar en la capacidad de explorar el cielo en tiempo real.

Sin embargo, en las bandas de radio, en particular, nunca será posible almacenar todos los datos recogidos. En lugar de ello, los astrónomos tendrán que desarrollar hardware y software sofisticado para examinar a través de los datos en tiempo real y así capturar e identificar eventos cortos como explosiones de radio rápidas.


Puede parecer que hay un montón de obstáculos que superar, pero está sucediendo a un ritmo rápido. Así que tal vez en algún momento de la próxima década o dos sabremos si las "explosiones de radio rápidas" son creadas por extraterrestres o eventos catastróficos ... o simplemente son los microondas de nuestras cocinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada